Jugar para estimular y mejorar el lenguaje

Jugar para estimular y mejorar el lenguaje
30/09/2018 wanatoy

Jugar para estimular y mejorar el lenguaje

El lenguaje es una habilidad que nos permite poder comunicar lo que pensamos y sentimos mediante palabras. Es una capacidad propia de nuestra especie, pues no existe otro ser vivo en la tierra que pueda emplear palabras para comunicarse.

El lenguaje es nuestra herramienta para relacionarnos con el mundo. Mediante palabras explicamos nuestras ideas, comunicamos afectos, escuchamos historias, reflexionamos sobre la vida, aprendemos conceptos. En definitiva, a través del lenguaje, SOMOS NOSOTROS.

Teniendo en cuenta que el lenguaje es necesario para vivir en sociedad, no es de extrañar que nos preocupe mucho si aparecen dificultades relacionadas con el lenguaje, como por ejemplo: que nuestro pequeño no hable, no se le entienda, no se  comunique o le cueste explicarse de manera ordenada.

Si tenemos la sospecha de que hay alguna dificultad, es importante comentarlo con nuestro pediatra de referencia y solicitar una valoración por parte de los profesionales del lenguaje y comunicación. Las causas pueden ser múltiples y deben ser valoradas por un especialista.

Hablar es una función compleja, hay una serie de pre-requisitos que facilitan o dificultan esta tarea:

  • Antes de poder hablar, necesitamos que haya una adecuada intención comunicativa. Esta intención aparece desde bien pequeñitos, cuando el bebé mira, busca, reclama y nos intenta explicar cosas, primero con el balbuceo y más adelante con las primeras palabras.
  • El sistema auditivo tiene que ser óptimo. Muchas veces los niños con otitis de repetición o con muchos mocos pueden generar tapones en los oídos que hacen que el niño no escuche bien. Son niños que oyen los sonidos de su entorno, pero no los discriminan adecuadamente. Esta dificultad puede retrasar el inicio del lenguaje o que cuando hablen, lo hagan con dificultad y sea difícil entenderlos.
  • Los mismos músculos bucales que utilizamos para hablar, los empleamos para comer. Por lo tanto, el buen patrón de alimentación también contribuye al habla. Cuando un niño mastica y manipula el bolo alimenticio con la lengua, está fortaleciendo la musculatura necesaria para poder decir sonidos, letras, palabras y frases a la velocidad del habla.
  • Las emociones también juegan un papel importante. Los niños sienten frustración por no poder explicar lo que piensan y sienten, por lo tanto se ha de ser cuidadoso y respetar el ritmo del lenguaje para evitar inseguridades frente al mismo.

Aunque nos tenemos que poner en manos de profesionales ante la presencia de dificultades en el lenguaje. Os indicamos algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • Mirar cuentos nombrando los diferentes elementos que aparecen y buscándolos: -mira el gato; -una casa; -¿donde está el gato?; -¿dónde está la casa?. 
  • Nombrar muchos elementos del entorno cuando hablamos con el niño: -te voy a poner agua en el vaso;   -toma la leche en la taza;  -vamos a secarnos con la toalla; -nos ponemos primero los calcetines y después los zapatos, etc…
  • Cantar muchas canciones populares, algunos estudios han demostrado que el ritmo de las canciones populares facilitan y favorecen la adquisición del lenguaje.
  • Jugar juntos empleando lenguaje. Podemos imaginar y representar historias con muñecos que duermen, comen, van al cole, etc.
  • Jugar a representar que somos… cocineros, policías o doctores. Imitando y nombrando palabras propias de cada oficio.
  • Inventar historias, cuentos y jugar a juegos que ayuden a estructurar el lenguaje, pensar y organizar historias.

Y aunque sea difícil para nosotros, recordad….

  • Evitar decirle: -no hablas bien; -mira, se dice así. Sustituye esas correcciones por hacer de referente y emplear frases como: -Ah, quieres decir Casa (cuando el niño dice Tasa), -Quieres decir Cole (si dice tole), etc…
  • No precipitarse, forzar a que hablen o contestar por ellos. Hay que darles tiempo y la confianza adecuada para que puedan hablar.
  • Evitar decirle: -mira repite esta palabra conmigo. La intervención es mejor dejarla en manos de profesionales y seguir sus pautas de trabajo.
  • A veces (no siempre) y cuando podamos deducir su habla por el contexto, tendremos que hacer que si les entendemos para evitar mayores frustraciones e inseguridades.

Aprender a leer o escribir es una tarea complicada y a muchos niños les genera frustraciones.

Para los niños a los que no les gusten, muchas veces en consulta recomendamos empezar a familiarizarse con las letras de manera divertida y jugando. Podemos empezar a buscarlas, pintarlas, recortarlas, jugar con letras haciendo nombres, y un sinfín de actividades.

Finalmente, hemos seleccionado una serie de juguetes que favorecen el lenguaje desde bien pequeños hasta mayores.

1. Mis primeras palabras: toca toca

Cuento de estimulación visual y sensorial para aprender vocabulario desde bien pequeñitos, asociando la palabra a la imagen que aparece en el cuento.

A partir de los 3 meses  + información

2. Encajes de figuras Goula

Este bonito juego de encajes puede facilitar que aparezca el lenguaje si les ofrecemos dos fichas nombrándolas y que tengan que elegir una diciendo su nombre.

A partir de los 12 meses  + información

3. Colección cuentos TEO

Los cuentos de la colección TEO son fantásticos para aprender vocabulario. Cuando los niños son pequeños podemos centrarnos en nombrar y buscar elementos y objetos, cuando sean más mayores podemos empezar a construir una historia.

A partir de los 2 años + información

4. Cocinita de madera leomark

Esta bonita cocina nos puede ayudar a practicar lenguaje cuando representamos que cocinamos, comemos, ordenamos, compramos, etc. El juego simbólico hablando facilita la adquisición del lenguaje.

A partir de los 3 años  + información

 

5. Frutas de madera

Estas frutas nos ayudaran a aumentar le vocabulario de las comidas y también complementan el juego simbólico, ofreciendola a nuestros muñecos:  <¿que quieres comer? ¿una pera o una manzana?>

A partir de los 3 años  + información

 

6. Abecedario Marta Comas

Precioso abecedario para aprender a discriminar las letras y empezar con las primeras palabras y la lectoescritura.

A partir de los 3 años  + información

 

7. Alfabeto dactilógico

Alfabeto para iniciarse en la lectoescritura y poder acompañarlo del lenguaje de gestos como herramienta de aprendizaje facilitadora y motriz.

A partir de los 3 años  + información

 

8. Yo aprendo a leer

Maletín pedagógico de diset para animar a los niños a disfrutar mientras aprenden leyendo sus palabras favoritas.

A partir de los 5 años  + información

 

9. Bla bla bla

Divertido juego para jugar en familia inventando disparatadas historias. Ideal para niño que necesitar estructurar y organizar sus ideas.

A partir de los 7 años  + información

 

10. Story cubes

Juego de cubos con el que construir diferentes historias a partir de la imágenes que nos tocan. Fantástico para trabajar la estructura de la oración, verbos y secuencia temporal en niños con dificultades lingüisticas.

A partir de los 8 años  + información

 

Este artículo ha sido escrito por el equipo wanatoy. Si tienes dudas concretas porque no sabes que juguete elegir, como presentarlo y estimular el lenguaje, puedes escribirnos en asesoramiento para que te ayudemos.

*Nuestro asesoramiento está certificado por el Colegio de Médicos de Barcelona (COMB).

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

WANATOY usa cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y generar estadísticas del uso de la web. Al cerrar este mensaje o continuar navegando por nuestra web aceptas el uso de cookies en este dispositivo, de acuerdo con nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies